martes, 8 de julio de 2014

Soneto “al itálico modo” sobre John Dowland

Aprovechando que este blog está prácticamente en dique seco en estas fechas estivales, aprovecho, a modo de pasatiempo lúdico, para publicar un soneto sobre el gran laudista John Dowland. Semper Dowland, Semper dolens.


DOWLAND

Las cuerdas del laúd, tan quejumbrosas,
parecen tejer con su vibración
el melódico tapiz de pasión
del día que muere entre horas brumosas.

Canto doliente, acorde contenido;
la mortecina luz de la bujía
colorea la mirada vacía
del músico que suspira afligido.

Semper dolens, versos hechos añicos,
cuyos retazos de vidrio astillado
el alma rasgan con verbo herido.

Las huecas notas coronan los picos
de sombras que entran con paso pausado
llenando la estancia de aires de olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada