domingo, 11 de mayo de 2014

Deconstruyendo la grandeza de Robert Jones, Caballero de la Capilla Real de Jacobo I


Robert Jones está considerado como una figura de segunda fila en el escenario musical de la Inglaterra isabelina. No obstante, las distintas referencias que hallamos sobre su persona nos dan a entender que era un hombre tan versátil como prolífico.

Unos le describen como compositor para virginal, un tipo de clave pequeño; otros hablan de él como creador de música para viola; terceras fuentes le pintan como un laudista de la talla del mismísimo Dowland. Pero además, se habla de él como escritor de canciones muy ligado al negocio teatral. Todos estos testimonios no ayudan a despejar la nebulosa en la que se oculta el verdadero Robert Jones.

Pues bien, los estudios sobre la vida y obra de Jones parecen confirmar que fue todo lo anterior y alguna cosa más. No falta ningún historiador altivo que como Edmund H. Fellowes considera que la contribución de nuestro hombre en cada campo de la música es tan raquítica que no merece ser tenida en cuenta.

Pero lo cierto es que lo inquieto y laborioso de la personalidad de Robert Jones merece que se le dedique, cuando menos, un mínimo de atención. Veamos pues los aspectos que destacan en su biografía.

Oxford

Nace alrededor de 1575 y estudia música en Universidad de Oxford. En esta época las universidades inglesas eran las únicas en toda Europa que ofrecían estudios en música exclusivamente, es decir, no como parte de otra materia formativa. Las titulaciones y doctorados en música de Oxford se remontan a principios del siglo XV. No es de extrañar que una parte importante de los grandes músicos británicos tuviesen estudios superiores en música.

La Corona

En 1612 Robert Jones aparece como Gentleman of the King's Chappell, es decir, que ocupaba un puesto oficial como músico dentro de la Casa Real. Tanto Isabel I como su sucesor Jacobo no acostumbraban a otorgar distinciones honoríficas a los músicos, como títulos nobiliarios, y preferían significarles con una ocupación en la corte.

Todo parece indicar, a falta de otra explicación, que Jones recibió el favor real al dedicar una obra suya al príncipe Enrique, hijo primogénito de Jacobo I. Si esta versión es cierta, tuvo que ser antes de 1611 puesto que después de esa fecha no publicó más música.

El teatro y Alemania

Algunas fuentes asocian a Robert Jones con un empresario teatral llamado Robert Browne, con el que estaría asociado hacia 1602 en negocios relacionados con el teatro en Frankfurt, en concreto, con la actividad “exportar” actores ingleses al continente.

Jones también colaboró con Philip Rosseter en el teatro de Whitefriars y se le relaciona con el grupo Children of the Revels. Se trataba de una compañía teatral formada por niños que contaba con el patronazgo de la Corona. El nombre de Robert Jones aparece en una patente concedida por Jacobo I en 1615 para construir un nuevo teatro que sirva para el mantenimiento y la formación de los menores miembros de Children of the Revels, cuyas representacione, en palabras del monarca, daban mucho gusto a la reina (“for the solace and pleasure of our said most deere wife”).

Las obras seglares

Consta la obra seglar de Robert Jones de cinco libros de canciones para ser acompañadas con un instrumento o ayres y uno de madrigales. En concreto son: The First Booke of Songes and Ayres (1600); The Second Booke of Ayres (1601); The first set of madrigals of 3, 4, 5, 6, 7, 8. parts, viols and voices (1607); Ultimum vale, with a triplicity of musicke, ... (1608); A Musicall Dreame, or the Fourth Booke of Ayres ... (1609); The Muses Gardin for delight, or the Fift booke of Ayres onely for the Lute, the bass Violl, and the Voyce (1611).

Como vemos está justificada su fama de versátil pues sus libros incluyen composiciones para laúd, viola de gamba y otras violas.

¿Realmente podemos poner en duda la grandeza de Robert Jones? A juzgar por lo brillante de su vida no lo creo así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada